Daniel A. Montalvo-López, Servicio de Urgencias Adultos, Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, Ciudad de México, México Hermes M. Cortes-Meza, Servicio de Urgencias Adultos, Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, Ciudad de México, México Fabiola Vivanco-Salazar, Servicio de Neuroanestesiología. Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, Ciudad de México, México Alfredo Tanaka-Chávez, Servicio de Urgencias Adultos, Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, Ciudad de México, México Francisco G. Reyes-Rodríguez, Servicio de Urgencias Adultos, Hospital Juárez de México, Secretaría de Salud, Ciudad de México, México


Introducción: La reciente pandemia por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS CoV-2) ha planteado nuevos retos médicos en el tratamiento de todos aquellos pacientes con manifestaciones severas. Al respecto, existe poca evidencia en relación con la coagulopatía e interpretación de los niveles de dímero D, pese a lo cual se ha observado de forma repetida que los niveles elevados de dímero D se correlacionan con la severidad de la respuesta inflamatoria sistémica y a su vez con la gravedad del paciente, siendo un predictor útil para guiar el tratamiento de estos pacientes. Material y método: Estudio observacional, retrospectivo transversal, que se realizó en el Servicio de Urgencias Adultos del Hospital Juárez de México del 1 abril al 30 de julio del 2020. Los criterios de inclusión fueron: ser mayor de 18 años, saturación de oxígeno al ingreso < 80%, frecuencia respiratoria al ingreso > 20, insuficiencia respiratoria tipo 1 (definida como: pO2 < 55 mmHg), incremento del dímero D ≥ 3 veces el valor de referencia, es decir, valores iguales o mayores a 1,000 ng/dl y ser positivo a enfermedad por coronavirus-2019 (definido como una r-RT-PCR positiva). Se excluyeron pacientes con antecedente de infarto agudo al miocardio, evento vascular cerebral o trombosis venosa profunda en los últimos seis meses, así como pacientes que llegaran al servicio de urgencias en paro cardiaco o que fallecieron durante las primeras 24 horas de atención. Resultados: Del total de pacientes registrados, fallecieron 86 (84%). La mortalidad en pacientes con dímero D superior a 1,500 fue del 97.3% (p = 0.003). Se observó que en los pacientes con dímero D > 1,500 el riesgo de morir era 11 veces mayor que en los pacientes con dímero D menor, con una odds ratio de 11.33 (intervalo de confianza del 95%: 1.43-89.65). Conclusiones: Los pacientes infectados por el SARS-CoV-2 que muestran manifestaciones severas presentan una elevación anormal del dímero D. Se ha demostrado que las cifras de dímero D se correlacionan estrechamente con la gravedad del paciente, por lo cual puede utilizarse como marcador pronóstico.



Keywords: SARS CoV-2. Anticoagulantes. Dímero D. Mortalidad. Pronóstico.